Saint Seiya – Cap. 99

¡ATENEA! LA NOBLE ORACIÓN DE LA ETERNIDAD

Hilda queda aparentemente herida de muerte, Seiya se lamenta por lo sucedido mientras que Asgard se derrumba y el cosmos de Athena deja de sentirse. Cuando Seiya cree que todos los sacrificios realizados han sido en vano, el cosmos de Hilda comienza a manifestarse y ella se levanta, los Caballeros de Bronce se ponen a la defensiva pero Hilda toma la espada Balmung y reza a Odín suplicando el perdón por sus pecados, Hilda llora al recordar la muerte de sus Dioses Guerreros y la humillación que la hizo pasar el dios Poseidón, por último le suplica a Odín que le permita con su cosmos salvar a Athena y así lo hace.

EMBED VIDEO

EMBED VIDEO


0

Puntos

Valoración: Se El Primero !